Últimos temas
» Registro de vivienda
Sáb 11 Nov 2017, 16:46 por Admin

» TIENDA
Sáb 11 Nov 2017, 16:42 por Admin

» Historia
Sáb 11 Nov 2017, 16:31 por Admin

» Plantilla de relaciones
Miér 27 Sep 2017, 16:29 por Admin

» Habilidades
Mar 26 Sep 2017, 22:39 por Admin

» Razas
Dom 24 Sep 2017, 12:20 por Admin

» Nuestros datos
Miér 20 Sep 2017, 13:25 por Admin

» Normas de afiliación
Miér 20 Sep 2017, 13:00 por Admin

» Sistema de puntos
Mar 19 Sep 2017, 00:56 por Admin

Septiembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Los posteadores más activos del mes

Afiliaciones Élite (0/30)









Afiliaciones Hermanas (0/5)


Razas

Ir abajo

Razas

Mensaje por Admin el Dom 24 Sep 2017, 12:20

La lista que aquí se muestra contiene unas razas predeterminadas para este foro, pero si se te ocurre alguna otra no dudes en consultarlo con la Administración.

Cambiapieles:
Estos seres pueden cambiar de forma, normalmente a la de un animal que consideran su “alma”. Aunque se conocen casos legendarios de cambiapieles que podían tomar la forma de varios animales e incluso de criaturas mágicas, no es para nada habitual. Tienen una gran facilidad para alterar su aspecto y dominan muchas técnicas de camuflaje. Son almas inquietas, sus trabajos casi siempre requieren una gran movilidad o son de tipo creativo. Algunos cambiapieles no se sienten cómodos viviendo en ciudades, otros las adoran, y apenas tienen organización social entre ellos, van adonde quieren y hacen lo que les apetece. Uno de los mayores problemas de estos seres es que a veces no crontolan sus instintos animales, lo que lleva a quienes cuya alma es un animal herbívoro a desconfiar de los que tienen almas carnívoras. Ellos aseguran que jamás se ha dado un caso de canibalismo por estos motivos, pero las leyendas dicen algo muy distinto. Lo que sí se sabe es que algunos Cambiapieles, estando transformados han llegado a hacer daño a los humanos, incluso llegando a matar, aunque no es algo habitual.

Centauro:
La forma de vida de los centauros normalmente no es compatible con la metrópoli, viven en grandes grupos matriarcales y son nómadas. No comen carne y suelen ser contrarios al uso de la violencia, aunque, cuando es necesario, su furia es legendaria. Siempre se han negado a participar en las guerras del resto de seres, solo en las suyas propias. Tienen la cabeza y el cuerpo de ser humano, pero su cuerpo y patas son de caballo,  y son famosos por las lecturas proféticas que realizan a través de las estrellas.

Dríade:
También llamadas ninfas de los árboles, son un pueblo terriblemente querido por el resto de seres. Las dríades son plantas vivientes, aunque hay que decir que ellas sí tienen sexo y que casi todas son femeninas. Las dríades traen fertilidad y buena fortuna a quienes conviven con ellas y no parecen tan cómodas en las ciudades como en los bosques. Suelen estar ligadas a un árbol-alma y sufren de igual manera que éste si es dañado. Apenas necesitan dormir, pero sí comer y beber. Es habitual ver a sátiros y dríades juntos aunque estas uniones no suelen dar hijos, ya que las dríades nacen como plantas. Y se dice que donde sátiros y dríades se unen siempre hay alegría.

Elfo:
Su característica principal es la inmortalidad, son los más sabios y honrados de todos los seres. Los elfos envejecen de forma más lenta que el resto de seres. A la edad de 50 años, alcanzan la apariencia que tendrán el resto de su vida, y hasta los 100 años no terminan de desarrollarse. Mentalmente, se desarrollan más rápido y aprenden a hablar y a andar con menos de un año. Tienen una visión muy superior al del resto de seres y ven perfectamente en la oscuridad si ésta no es absoluta. Son más hábiles que las demás razas, y más resistentes en cuerpo y mente. Son criaturas bellas que aman la naturaleza, la vida y la música. Todos los elfos se recuperan rápido de las heridas, son inmunes a las enfermedades y sólo pueden perder la vida en batalla o fallecer de pena.

Enano:
Esta raza ha criado los más grandes mineros y artesanos de las cavidades montañosas. Son más bajos que el resto de seres (entre 120 y 150 centímetros). Pese a ello, son robustos, corpulentos y más fuertes y recios que el resto de razas. Todos tienen barba, tanto hombres como mujeres, y el cortársela es la mayor vergüenza y ofensa que se les puede hacer, mereciendo el odio y rencor de toda la raza. Su carácter es tenaz, indomable y persistente es el esfuerzo y el trabajo. Son valientes en el combate y su voluntad y orgullo son indoblegables, por lo que rara vez son engañados y pocas veces han sido corrompidos por el mal. Si bien es cierto que en algún momento su orgullo se ha vuelto contra ellos, esto es algo que les ha sucedido a todas las razas en un momento u otro, sobre todo a elfos. Sus habilidades son muchas y se basan en la manipulación de lo inerte. Su dominio de los metales y las gemas no ha sido superado por nadie. Asimismo, su capacidad en minería y arquitectura no tiene igual.

Goblin:
Los goblins (o duendes) suelen tener una característica piel verde y dientes afilados, son maestros de la minería y la herrería. Tienden a vivir en cuevas y ciudades bajo tierra, donde se organizan en clanes. Son terriblemente belicosos y ven perfectamente en la oscuridad, además son inmunes al fuego. Pese a toda la leyenda negra que generan a su alrededor, sí que son sociables y se conocen casos de amistad entre un goblin y un ser de otra raza.

Hada:
Estos seres con el don de la juventud eterna miden unos escasos 30 centímetros en su forma original (aunque pueden adquirir tamaño humano cuando lo deseen) y suelen vivir en enjambres, normalmente habilitando nidos en un mismo árbol que toman la forma de colmenas bien camufladas. No obstante suelen buscar pueblos o ciudades que les permitan acceder a su mayor placer: los libros. Las hadas se protegen celosamente entre ellas y son los ojos y oídos del bosque. Normalmente colaboran con los centauros.

Humano:
Considerada la raza más débil de entre todas las que pueblan el mundo, los humanos son mortales, de corta vida, sensibles a las enfermedades, más débiles y de menos agudeza visual que los elfos. Ansían por encima de todo el poder y generalmente, debido a su corta vida, suelen dedicar ésta a la guerra, y casi todos los humanos acaban falleciendo en batalla, o bien muriendo por una causa que consideran justa.

Leprechaun:
Estos seres son de los más pequeños que existen (alrededor de 1 metro). Normalmente tienen el pelo rojizo y son de sexo masculino. Cuando tienen hijos con otros seres los niños nacen como leprechauns y las niñas son de la raza de su madre. Son grandes artesanos y trabajan especialmente bien el oro y las joyas. Suelen dedicarse a los negocios y crear bancos. La prosperidad persigue a estos pequeños seres, por lo que no suelen ser avariciosos: si un leprechaun pierde una moneda, al día siguiente encontrará dos. Esto hace que muchos busquen su amistad por interés, lo que es un grave error, ya que se lo toman como una gran ofensa y del mismo modo que ellos son afortunados, pueden robar la buena fortuna de quien les ofende. Son terriblemente orgullosos y susceptibles.

Licántropo:
El licántropo u hombre lobo es un ser que adquiere la forma antropomórfica de un lobo, perdiendo toda noción de identidad y dejándose llevar por un instinto primitivo, llegando a atacar incluso a su mejor amigo y respondiendo únicamente a la llamada de los de su misma especie. Los licántropos son feroces y poseen una increíble fuerza y rapidez, así como gran astucia. Puede permanecer con su aspecto animal únicamente por espacio de unas cuantas horas, generalmente cuando sale la luna llena. La mayor debilidad de este ser es la plata, el único metal que puede dañarle y, al mismo tiempo, privarle de su forma animal.

Mediano:
Los medianos (o hobbits) son un pueblo sencillo que ama la paz, tranquilidad y el cultivo de la tierra. No gozan de fama de buenos guerreros ni se cuentan entre los más sabios y de hecho hay quienes consideran que la única pasión de los hobbits es la comida, una observación harto injusta pues también han desarrollado un agudo interés por la elaboración de cerveza y el cultivo de la hierba para fumar en pipa. No entienden ni gustan de máquinarias complicadas, aunque son muy hábiles con toda clase de herramientas. Tienen el oído agudo y se mueven con agilidad y destreza, dominando el arte de desaparecer rápido y en silencio. Son gente diminuta, más pequeña que los enanos (entre 60 y 120 centímetros). Suelen vestir ropas de brillantes colores, y prefieren el amarillo y el verde; muy rara vez usan zapatos, pues las plantas de sus pies son duras como el cuero, y los pies mismos están recubiertos de un espeso pelo rizado muy parecido al de sus cabezas, de color castaño casi siempre. En general sus rostros son bonachones más que hermosos, anchos, de ojos vivos y mejillas rojizas. Les gustan las bromas sencillas en todo momento y comer seis veces al día. Son hospitalarios, aficionados a las fiestas, les gusta hacer regalos espontáneamente y los aceptan con entusiasmo.

Mago:
Aquellos versados en el uso de las fuerzas arcanas, en la manipulación de la energía mágica que impregna el mundo y en su empleo ofensivo son conocidos como conjuradores, brujos, hechiceros o, más comúnmente, magos. Son capaces de lanzar potentes conjuros y pasan gran parte de su vida estudiando y memorizando complicadas fórmulas arcanas. De entre los seres que pueblan la tierra, muchos creen que los magos son elfos de gran poder u hombres para los que el tiempo no pasa, pues envejecen muy lentamente. Aunque poseen gran poder, para liberarlo deben ayudarse de una vara o báculo para canalizar dicho poder, pues muy pocos -solo los más poderosos- son capaces de realizar conjuros únicamente con sus manos.

Orco:
Los orcos son humanoides, de estatura variando entre la humana y un poco más baja, o incluso de tamaño ligeramente superior al de los hobbits. Suelen poseer rostros brutales y feroces, piel de tonos fluctuantes entre verde oscuro y pardo, orejas puntiguadas y afilados colmillos en sus mandíbulas. Sus brazos son fuertes y anormalmente largos, y sus piernas, aunque arqueadas, les permiten correr a gran velocidad por cualquier tipo de terreno. Cuentan con una complexión física notablemente fuerte y robusta, y pueden desarrollar gran fuerza a la hora de luchar. ​Poseen cierta uniformidad de aspecto, aunque las deformidades son frecuentes en sus cuerpos en muy diferentes grados, y esto les concede características físicas individuales que en ocasiones pueden rayar en lo grotesco.​ No soportan la luz del sol, que les produce severos mareos, y su sangre es espesa y negra. La violencia es uno de sus impulsos naturales, haciéndoles soldados eficaces y sanguinarios, que no dudan en lanzarse a la batalla sin temor para disfrutar con la consecuente carnicería.

Sátiro:
Estos seres tienen el don de caer bien a casi todo el mundo. Son alegres y aman por encima de todo estar en contacto con la naturaleza; es habitual verlos trabajando cerca de animales, en granjas y huertos. Sus conocimientos botánicos también los convierten en buenos boticarios y médicos. No tienen una gran organización social; suelen organizarse en torno a un patriarca o matriarca de reconocida sabiduría. Veneran a sus ancianos y sus congéneres más sabios. Son enamoradizos y lascivos. Viven para amar y aman vivir.

Sirena:
Estos seres híbridos tienen la cabeza y el torso de un humano y la cola de un pez, aunque fuera del agua pueden cambiar de forma a voluntad y adquirir un aspecto completamente humano. Se conocen en el mundo terrestre por su irresistible voz melodiosa, con la que pueden llegar a atraer a otros seres hacia ellas e hipnotizarles. A pesar de la belleza de su canto, si su lengua materna es utilizada fuera del agua, puede traer consecuencias atroces para el oído de quien la escuche.

Sluagh:
Son de los seres más misteriosos que existen, silenciosos y reservados. Son tan ligeros como sombras y pueden volar; es habitual verlos cruzar el cielo durante las tormentas y las noches nubladas, pero nadie sabe a dónde se dirigen y ellos guardan silencio. Tienen la habilidad de ver el futuro, pero solo las partes malas. Pedir predicciones a un sluagh siempre acarrea desgracias a quien lo hace, y estos mismos seres son por lo general bastante pesimistas. Quizá por esto la mayoría de ellos están ligados a la muerte (Cementerios, verdugos…).

Vampiro:
A estos seres no-muertos se les conoce por la necesidad de alimentarse de la fuerza vital de otros seres vivos (usualmente bajo la forma de sangre) para mantenerse activos. Suelen ser flacos, pálidos y de largas uñas y colmillos puntiagudos. A menudo toman la apariencia de animales para disfrazarse en el entorno y huyen de la luz del sol. Son fácilmente reconocibles porque su imagen no se refleja en los espejos ni tienen sombra.[/size]

Admin
Admin

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 25
Localización : En la TARDIS

Ver perfil de usuario http://arda-onyron.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.